MilSim

El término MILSIM, gramaticalmente hablando, viene de la fusión de las siglas de dos términos de habla inglesa, Military y Simulation.

Las siglas MILSIM derivadas de los vocablos enunciados, traducidos al castellano, vienen a significar Simulación Militar, y este término es aplicable a lo que desarrollamos en la CAA.

Es fácil aventurar que cualquier actividad de simulación, que tenga una dosis concreta de motivación, una correcta normalización y regularización, y sobre todo, un correcto desarrollo de las actividades, provocan en sus participantes, un estado especial de satisfacción, de diversión y sobre todo de respeto.

La propia voluntad del jugador, su evolución dentro de la actividad, su preparación, el conocimiento de normas y reglamentos, y muchas otras cuestiones que se van abordar posteriormente, son los que dan sentido a una actividad de simulación militar.

El término que mejor identifica ese compromiso del jugador de Arma en CAA, es LA ACTITUD. Por mucho «skill», equipo y demás que un jugador tenga, no dejan de ser conceptos comunes a cualquier juego arcade. Las limitaciones, cambios o diferencias vienen por los Reglamentos, normativas y concepciones personales y grupales de la idea de juego.

Por ello se puede afirmar que la actitud del jugador, es la que permite el paso hacia el término y la concepción de una Operación de tipo MILSIM. Si un jugador no se implica en todo lo concerniente a una Operación MILSIM, de nada sirven normas y ediciones, equipos y skill.

Si el jugador no acepta, entiende y asume roles, normas, restricciones y formalidades, cualquier actividad queda vacía y sin sentido.

El MILSIM requiere de un compromiso especial por parte del jugador, en materia de actitud y predisposición a vivir la simulación, desde el plano que le sea asignado, y la actividad debe de proporcionarle las sensaciones y las circunstancias de diversión, recreación, trabajo y simulación, que su actitud demanda.

La verdadera esencia del MilSim no se ve, se siente, y es el compromiso de los jugadores.

Por más decoración y detalles que le pongamos a un evento, la Simulación Militar no será nunca completa sin la implicación de los que participan en ella.

Cualquiera que vaya a participar en MilSim ha de tener en cuenta diversos factores: el MilSim es juego en equipo. La gente que va sola o «RUSHEA» a priori no tiene cabida en este tipo de eventos.

El MILSIM requiere de un compromiso especial, por parte del jugador, en materia de actitud y predisposición a vivir la simulación, desde el plano que le sea asignado, y la actividad debe de proporcionarle las sensaciones y las circunstancias de diversión, recreación, trabajo y simulación, que su actitud demanda.